Divide y Vencerás 4.0: La Nueva Faz de la Polarización Política

por Abel Marín

La estrategia militar romana «divide et impera», o «divide y vencerás», se ha adaptado sorprendentemente bien al terreno de la polarización política en la era digital.

Esta táctica, diseñada originalmente para fragmentar a los adversarios y facilitar su dominación, encuentra un eco moderno en cómo la división ideológica fragmenta nuestra sociedad. No a través de la fuerza física, sino mediante el poder de las palabras, las creencias y, sobre todo, las plataformas digitales.

El siglo XXI ha visto cómo la polarización se ha profundizado en varios temas cruciales, dividiendo a la población en bandos a menudo irreconciliables.

La estrategia del Marxismo cultural, llamado en otros lares: socialismo del siglo XXI.

Tras la caída del Muro de Berlín en 1989, pero sobre todo tras el colapso económico y social de la URSS, la izquierda estuvo unos años buscando argumentos capaces de validar la ideología socialista o comunista. No los encontró, no los hay.

Instintivamente, por pura necesidad de supervivencia, la izquierda entendió que una buena estrategia para recuperar adhesiones era la polarización en diferentes aspectos. Éstos tienen que estar necesariamente relacionados con la economía, sino al contrario.

Se trataba, y se ha tratado con notorio éxito, de magnificar los problemas para provocar sentimientos o emociones que nos empujen a una toma de posición emocional y urgente. Y así señalar como enemigo a los que no se han definido de igual manera o han opinado con matices o reservas. Si no hay un enemigo, lo tendremos que crear.

¿No tienes la sensación de que no coincides al 100% con ninguno?

Así lo han lo han conseguido. Tocándote la fibra en aquello que te importa para conseguir tu apoyo a pesar de que no estás a favor del resto de temas.

Y casi como de repente ves que:

  • okupar tu casa por un usurpador es legal,
  • ningún caso de corrupción llega a meter a los políticos en la cárcel,
  • reducen las penas a los violadores,
  • que una ley de amnistía es aprobada por los que has votado,
  • que no te dejan circular por el centro de tu ciudad con un coche que pobre porque contaminas,
  • que….

Estos temas incluyen, pero no se limitan a:

  1. Ideología Política (Izquierda vs. Derecha). La división clásica en política, ahora exacerbada por debates sobre el papel del estado en la economía, la regulación de los mercados, y las políticas sociales.
  2. Nacionalismo. “España nos roba y nos oprime”, ha sido el acicate para el crecimiento del nacionalismo. Es es evidente que ha abrazado la izquierda española en las regiones donde el sentimiento antiespañol le ha procurado los apoyos para “asaltar el poder”, aprovechando nuestro defectuosos sistema  electoral.
  3. Género. Las discusiones sobre roles de género, identidad de género y derechos de las mujeres han generado importantes debates sociales. En la época de la historia con mayor avance en igualdad que nos hace creer que las diferencias son peores. Se fomentas opiniones fuertemente divididas sobre temas como el feminismo y la igualdad de género.
  4. Derechos LGBT+. La lucha por los derechos de la comunidad LGBT+ ha avanzado significativamente. Sin embargo, interesa dar la sensación contraria. Aún se nos enfrenta. Por una minoría de trogloditas, se busca la polarización, especialmente en temas relacionados con el matrimonio igualitario, la adopción y los derechos trans.
  5. Emergencia Climática. El cambio climático es posiblemente uno de los desafíos más importantes de nuestro tiempo, pero las opiniones sobre su causa, gravedad y las medidas necesarias para combatirlo varían enormemente, a menudo alineadas con ideologías políticas.
  6. Desigualdad Económica y Social. La creciente brecha entre ricos y pobres, y el debate sobre cómo abordarla, ha polarizado opiniones sobre políticas fiscales, redistribución de la riqueza y acceso a servicios básicos.
  7. Inmigración. La llegada de migrantes y refugiados ha generado debates polarizados sobre fronteras, identidad nacional, seguridad y humanidad, dividiendo a la sociedad en perspectivas a menudo opuestas.
  8. Racismo. Una vez llegó Biden al poder, la izquierda, el movimiento «Black lives matters» desapareció del debate político, ya no hay porblemas. Sin duda volverá si gana Trump.
  9. Salud y Pandemia. La gestión de la pandemia de COVID-19 y las medidas de salud pública, incluyendo vacunaciones y confinamientos, han sido fuente de división y debate ideológico.

                La polarización en estos temas no solo refleja diferencias de opinión, en gran parte creadas artificial y torticeramente, sino que también revela una profunda división en la percepción de la realidad, alimentada por la selección de información y la formación de cámaras de eco en las redes sociales.

                Y no olvidemos a los medios de comunicación. Casi todos económicamente totalmente dependientes de la subvención pública directa e indirecta, vía propaganda institucional.

                El virus ya nos ha infectado.

                Esta «Divide y Vencerás 4.0» no solo amenaza la cohesión social y la capacidad para enfrentar desafíos colectivos de manera unificada, sino que ya nos ha infectado totalmente.

                Frente a este panorama, es esencial promover el diálogo y la comprensión mutua, reconociendo la diversidad de pensamiento como un pilar de la democracia.

                La educación en pensamiento crítico y empatía hacia las posiciones divergentes se vuelve más crucial que nunca.

                Además, abordar las causas subyacentes de la polarización, como la desigualdad social y económica, es fundamental para construir una sociedad más justa y cohesionada.

                En resumen, superar la polarización política actual requiere un esfuerzo colectivo hacia el diálogo, la inclusión y la equidad, sin los cuales nuestra capacidad para convivir democráticamente y enfrentar los desafíos futuros está en juego.

                You may also like

                Deja un Comentario